Somos tres hermanos: Sebasti√°n, Cristian y Carla.

Artel es nuestro apellido.

Hace muchos a√Īos, nuestros abuelos crearon la panader√≠a ‚ÄúLas Glorietas‚ÄĚ en Monte Grande y fundaron as√≠ lo que iba a ser una tradici√≥n familiar y un estilo de vida.

En ‚ÄúLas Glorietas‚ÄĚ nuestro pap√° empez√≥ a aprender el oficio de pastelero y a√Īos m√°s tarde junto con nuestra mam√° emprendieron su propia aventura en Temperley creando la panader√≠a ‚ÄúSanta Teresita‚ÄĚ. All√≠ nacimos nosotros. Nos criamos entre troncos de madera del horno a le√Īa y bolsas de harina apiladas. Invent√°bamos juegos entre canastos de panes y un local lleno de facturas. Aprendimos a sumar mirando la balanza que pesaba cosas ricas y tambi√©n a relacionarnos a trav√©s del saludo con los clientes del barrio que ven√≠an todos los d√≠as a visitarnos.

El a√Īo 2004 nos encontr√≥ surfeando como familia los efectos de la crisis Argentina del a√Īo 2001 y ese fue el comienzo de un cambio de √©poca. La ‚ÄúSanta Teresita‚ÄĚ no pudo seguir adelante y pasaron muchos a√Īos hasta que pap√° pudo reencontrarse con las masas y la pasteler√≠a.

Volviendo de la costa en el a√Īo 2011, Cristian (el Artel del medio) le pregunt√≥ a pap√° si se animaba a volver al ruedo para emprender un nuevo proyecto. Ese d√≠a naci√≥ Artel Pasteler√≠a. Y se llam√≥ as√≠ porque quer√≠amos que la marca contara nuestra historia y tuviera nuestro apellido para firmarla.

Cada hermano aportó lo que sabía hacer y formamos un equipo de trabajo que tenía un solo objetivo: que muchas personas conocieran los sabores de nuestra infancia. Que se enamoren, como nosotros lo estamos, de las medialunas, las tortas y las palmeritas de papá. Arrancamos en un local chiquito dónde sólo producíamos para vender en almacenes y ferias y nuestro primer pedido fueron ocho pre pizzas. Toda una aventura!

Si hoy miramos todo lo que pas√≥ en estos a√Īos, podemos afirmar sin dudas que Artel nos hizo m√°s fuertes. Nos ense√Ī√≥ todo lo bueno y todo lo malo que tiene el hecho de ser emprendedor en Argentina. Se transform√≥ en ese estilo de vida familiar y en una forma de sentir el orgullo de haber logrado crear una marca desde cero.

Esa marca es hoy elegida por muchos amigos y vecinos de la zona sur del Gran Buenos Aires. Artel es sin√≥nimo de calidad, de cosas ricas, de buena atenci√≥n y dedicaci√≥n por todo lo que hacemos. Inspiramos a otros emprendedores con frases que siempre repet√≠a nuestra abuela: ‚ÄúPanza llena, coraz√≥n contento‚ÄĚ y ‚ÄúHagas lo que hagas, hacelo con pasi√≥n‚ÄĚ.

Hoy en d√≠a seguimos avanzando, viendo crecer a generaciones que nos conocieron siendo muy chiquitos. Apostando al trabajo genuino con un equipo de compa√Īeros que nos ayudan a que Artel sea posible.

Cuando en 2014 abrimos el primer local en Loria al 500 con un esp√≠ritu joven y una actitud renovadora, nuestros clientes nos llamaban ‚ÄúLos chicos‚ÄĚ. Y es por eso que hace poco tiempo, sentimos que ten√≠amos que volver a las bases y contarles a todos que nuestra esencia no hab√≠a cambiado. Que a pesar de que pasaron los a√Īos, seguimos siendo los mismos. Seguimos siendo ‚ÄúLos chicos de siempre‚ÄĚ.

Gracias por acompa√Īarnos y por conocer nuestra historia. Te invitamos a que vos tambi√©n formes parte de nuestra familia. Te esperamos!